Uncategorized

Técnicas para reducir o acabar con la procrastinación.

Saludos amigos de Steemit.

En mi publicación anterior, ¿Eres procrastinador?… probablemente tengas un cerebro diferente., les prometí algunas técnicas para reducir o acabar con la procrastinación.

Lo primero, y más importante que hay que hacer, es reconocer que se padece este síndrome, ya que esto facilitará el desarrollo de las técnicas sugeridas para ir reduciendo las postergaciones progresivamente.
Así que una vez que se reconozca que se padece de procrastinación, se pueden aplicar estos pequeños consejos, que ayudaran a mejorar la situación:

 

 

Source
 

Identificar el área más afectado:

Algunas personas tienden a posponer las cosas solo en algunas áreas específicas de sus vidas, mientras que otras posponen las actividades en muchas áreas, pero es raro encontrar a alguien que posponga las actividades en todas las áreas.

 

Haga una lista de las cosas principales que normalmente pospone (por ejemplo, limpiar la casa, hacer ejercicio, comer sano, estudiar, salir con amigos). Igualmente, puede clasificarlas, según el entorno donde se encuentre:

 

  • Casa (por ejemplo, planchar ropa, limpiar, ordenar, …)
  • Trabajo / escuela (por ejemplo, posponer exámenes, posponer la entrega de un informe)
  • Relaciones (por ejemplo, tomar un compromiso serio)
  • Salud ( por ejemplo, alimentarse bien, exámenes médicos)
  • Otros.

Identificar las causas de la postergación:

Para establecer una estrategia eficaz contra la procrastinación, es importante aclarar las causas que provocan la demora. Los más comunes son:

 

  • estrés.
  • miedo al fracaso.
  • sobrecarga de cosas que hacer.
  • pereza.
  • falta de motivación.
  • falta de disciplina.
  • mala gestión del tiempo.
  • perfeccionismo.
  • evitar actividades desagradables.
Cada causa en la lista merece atención por separado para profundizar. Una vez que haya identificado su causa, puede pensar en la estrategia más adecuada para enfrentarla. Por ejemplo, si su objetivo es escribir un libro y la causa de la postergación es la sobrecarga de cosas que hacer, las estrategias que se tomarán serán hacer un plan de acción, dividir el proyecto en tareas más pequeñas y adoptar una mentalidad productiva.

 

 

Source
 

Hacer una lista de Tareas y clasificarlas:

Hacer una lista de tareas por hacer, colocando en primer lugar las tareas más importantes y luego las que no son tan importante o son más sencillas de realizar. De esta manera, se podría postergar la más importante pero ir realizando las que son más sencillas y así ir completando la lista poco a poco hasta llegar a terminar todas las tareas progresivamente.

 

Identificar una tarea específica para enfocarse:

Puede elegir una tarea que haya postergado por mucho tiempo. El objetivo debe ser específico, concreto y preciso; por ejemplo, he postergado tomar clases de piano, entonces al establecer objetivos específicos puede proponerse aprender a tocar una melodía específica en el piano. Otra cosa importante es darse un plazo específico e intentar respetarlo.

 

Alejarse de las estrategias evasivas:

Refiriéndonos a los objetivos trazados, pregúntate: ¿qué excusas utilizo para evitar comenzar o completar las actividades? Por ejemplo, No tengo suficiente tiempo, Estoy cansado, hay tiempo para hacerlo. Tómese un momento para pensar en su tarea y cómo fue la última vez que intentó comenzar a hacerlo, pero no terminó nada. Una vez reflexionado e identificado las excusas que utilizó, trate de evitar situaciones que hayan permitido apoyarse en su excusa. Por ejemplo, si tiene que estudiar para un examen y usted sabe que se distrae con la música o el televisor, entonces estudie en un lugar que se encuentre lejos del televisor o radio, y así no caerá en la tentación.

 

Establecer un plan de acción:

Describa los comportamientos específicos que pretende utilizar para completar sus tareas, incluidos detalles tales como cuándo, qué, dónde y cómo hará esa acción. Investigaciones han demostrado que los procrastinadores que especifican las acciones necesarias para implementar su objetivo, tienen 8 veces más posibilidades de comenzar una tarea en comparación con los procrastinadores que no los usan. Por ejemplo, en lugar de decir: Haré alguna actividad física todos los días, puede decir: todas las noches a las 7 p.m. daré un paseo de 15 minutos.

 

 

Source
 

Programación:

Marque en el calendario las acciones que debe realizar para completar su tarea y dibuje una línea coloreada cada día que hizo lo que tenía que hacer.

 

Olvidarse de la perfección:

Muchas veces la postergación de las actividades, se debe al querer hacer las cosas a la perfección… es bueno hacer las cosas bien, pero muchas veces se quiere tan perfecto que resulta muy trabajoso llegar a lograr la meta y por eso se posterga una y otra vez. O simplemente, nunca se comienza a trabajar en el objetivo, porque no ha llegado el momento perfecto, por lo tanto la persona se paraliza y no hace nada.

 

Elementos que pueden ayudar a llevar a cabo las técnicas anteriores:

Motivación.

Durante el viaje hacia su objetivo, es importante mantener la motivación alta. Una técnica efectiva adecuada para este propósito es la visualización de la brecha: cierre los ojos y visualice cuán lindo es el apartamento limpio y organizado, sienta el beneficio emocional que siente al ver el orden y la limpieza en su apartamento. Ahora abre los ojos y mira el apartamento en desorden y desorganizado. Ahora intenta visualizar la brecha entre el apartamento que estás enfrentando ahora y cómo estará una vez en orden… Este ejercicio puede ser muy motivador.

 

Recompense su progreso.

No olvide premiar los resultados con lo que le gusta, una cena, un pequeño regalo. Este reconocimiento de sus esfuerzos ayudará a que su cerebro asocie hacer una tarea con sentimientos positivos y lo ayude a desarrollar un hábito de acción.

 

Cambiar la forma de hablar.

El lenguaje utilizado internamente juega un papel muy importante en la procrastinación. Palabras como: Deberia, trataré, intentaré… deben ser cambiadas por: haré, iré… Por ejemplo: en vez de decir debería inscribirme en el gimnasio para perder 5 kilos. Se debe decir: Me inscribiré en el gimnasio para perder 5 kilos.

 

Las expresiones como: debería, podría, transmiten mensajes inconscientes y conflictivos que evocan resistencia interna. Desafortunadamente, a menudo son las palabras que aquellos que posponen las cosas se dicen a sí mismos para estimularse a la acción. El secreto es hablar consigo mismo de una manera motivadora, y se hace transformando la actividad que se llevará a cabo en una elección o un acto de determinación (quiero, elijo, iré ).

 

Espero que estas técnicas sean de provecho… Les dejo con esta frase de Christopher Parker:

La procrastinación es como usar una tarjeta de crédito: te diviertes mucho hasta que llega la factura.

Referencias:

Fuente 1
Fuente 2

Visita mis otras publicaciones:

¿Eres procrastinador?… probablemente tengas un cerebro diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *